02 noviembre 2011

El PKK ve correcto que ETA haya dejado las armas y haría lo propio de obtener una autonomía como la vasca (EFE - ABC.es)

Por Dogan Tiliç - Ankara
El grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) considera "correcta" la decisión de ETA de abandonar las armas y asegura que podría hacer lo mismo si los kurdos obtuviesen en Turquía una autonomía similar a la del País Vasco. Así lo señala Murat Karayilan, líder del PKK después del encarcelado Abdullah Ocalan, en una entrevista concedida al diario Rudaw, del norte de Irak, y de la que se hacen eco hoy la mayoría de los medios turcos.

La decisión de ETA de poner fin a la lucha armada ha sido "correcta y positiva", dice el cabecilla de los rebeldes kurdos, y califica asimismo de "positivas" las políticas del Gobierno de España hacia ETA. Las declaraciones de Karayilan se han publicado pocos días antes de que el presidente de la región autónoma del Kurdistán Iraquí, Masud Barzani, visite Turquía el jueves próximo, invitado por el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, quien la semana pasada indicó que podría tratar con Barzani sobre eventuales operaciones conjuntas contra las bases del PKK en el norte iraquí. En alusión a ello, Karayilan opina que es imposible lograr que los luchadores kurdos iraquíes, conocidos como "peshmerga", y los rebeldes del PKK luchen unos contra otros, y señala que Barzani viaja a Turquía para tratar sobre una posible solución política a la cuestión kurda.

"Barzani busca una solución política a la cuestión kurda (en Turquía). Nosotros consideramos importantes esos intentos suyos, y deseamos una solución política permanente basada en el diálogo. Yo confío en los políticos kurdos y sus palabras", dijo Karavilan, según citan hoy los diarios turcos. También subraya que el PKK ha mantenido algunas conversaciones, directas e indirectas, con el Estado turco en los últimos cinco años, pero han sido interrumpidas por Erdogan y ahora Barzani intentaría restaurarlas.

El PKK se alzó en armas en 1984 y desde entones más de 45.000 personas han muerto en una guerra no declarada entre sus miembros y las fuerzas de seguridad turcas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

si pero desde que empezo la guerra...entre el pkk y los malditos turcos...la diferencia es que los kurdos no han entrado nunca en las casas de los turcos para pegarlos o apuntarle con el arma.o buscando debajo de sus camas para aver si encuentran algo...como hacen los turcos con ellos....y lo mas importante:no mata civiles.Los turcos en cambio si que mata de todo..que es civil..que es del pkk ..o si es de lotro partido politico..mientras es KURDO y no niega sus raices tiene que murir o estar encarcelado..muchos años...como ha estado LEYLA ZANA...por decir que quere que las cosas entre el pueblo kurdo y turquia se arreglan la metieron 16 AÑOS EN LA CARCEL....son muchas cosas que la gente no sabe.Pero la realidad es muy diferente.....un saludo para ti..intenta viajar a elazig..o a los pueblos alrededores y te daras cuenta que hay muchas cosas por descubrir,qur tu no saben,la gente no sabe..solo los kurdos

Andrés Mourenza dijo...

Hola querido anónimo.
Durante mis más de seis años en Turquía he podido viajar por todo el país, y muchos de esos viajes han sido a las zonas kurdas: Diyarbakir, Van, Hakkari, Mus, Bingöl, Bitlis, Urfa, Gaziantep, Mardin... No sólo a las ciudades sino también a las zonas ruales: pueblos, aldeas, montañas... También he estado en el norte de Irak y he entrevistado a miembros del PKK.
No deberías poner en duda tampoco la experiencia profesional y el compromiso con los derechos humanos de Dogan Tiliç, quien firma el artículo (si conocieses Turquía, sabrías quién es).
Personalmente, conozco el sufrimiento de los kurdos. Pero no es correcto decir que la situación ahora es igual que en los 90, ha mejorado mucho a pesar de que en el último año se hayan dado pasos atrás. Tampoco es cierto decir que el PKK no mata a civiles: este año ha matado al menos a 20.
Y tampoco es correcto ver esta guerra como entre "kurdos y malditos turcos", esas palabras están llenas de racismo, igual que las de los nacionalistas turcos más recalcitrantes. La mayoría de la gente sólo quiere vivir en paz, que se respete su identidad y su cultura y que no haya violencia.