13 noviembre 2011

Secuestran un ferri en el Mar de Mármara: ¿obra del PKK? (EFE - El Día)

Andrés Mourenza,
Estambul
El ministro de Interior turco, Idris Naim Sahin, confirmó hoy que el secuestrador que mantuvo retenido durante doce horas un barco y su pasaje en el mar de Mármara y que murió hoy en la operación de rescate era miembro del grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). El ministro dijo a la cadena NTV que el joven militante responde al nombre de Mensur Güzel, nació en 1984 en Diyarbakir, la principal ciudad de la región kurda de Turquía, poseía estudios universitarios de posgrado y pertenecía a la estructura juvenil del PKK en la provincia de Kocaeli, donde fue secuestrado el barco. "Hemos estudiado muy detenidamente la psicología del terrorista", aseguró Sahin, quien felicitó a todos los cuerpos de seguridad policial y militar que participaron en la "exitosa operación" de rescate de los secuestrados y que acabó con la muerte del pirata.
El transbordador rápido "Kartepe", de propiedad municipal, cubría el trayecto entre dos localidades del golfo de Izmit, situado en la parte más oriental del mar de Mármara, cuando fue secuestrado ayer, en torno a las 17.45 horas locales (15.45 GMT). En ese momento se desconocía el número de los secuestradores y qué armas llevaban, tal y como reconoció en rueda de prensa el ministro de Transporte, Binali Yildirim. La confusión se debió a que el secuestrador -finalmente resultó ser sólo uno- requisó los teléfonos de todos los pasajeros, redujo al capitán y dijo que formaba parte de un grupo de cinco personas y que poseía explosivos. El ministro del Interior confirmó este último extremo y afirmó que los equipos especiales se incautaron de tres bombas caseras que contenían 450 gramos de explosivo A4 cada una.
En un principio, el militante del PKK dirigió el transbordador en zig-zag en dirección oeste y, según explicó el ministro, pretendía llegar a la orilla de Bostanci, un distrito residencial de la orilla asiática de Estambul. Sin embargo, tres barcos de la Guardia Costera, en los que viajaban también equipos especiales de la base naval de Gölcük (cercana al punto donde se produjo el secuestro), maniobraron para forzar a que el barco llegase hasta las cercanías de Silivri, en la orilla europea de Estambul, zona que las fuerzas de seguridad consideraban más "apropiada" para llevar a cabo el rescate. Allá, el buque se quedó sin combustible por lo que el secuestrador hizo llegar a los guardacostas un mensaje a través del capitán del barco pidiendo "fuel, comida y bebida", informó anoche el ministro Yildirim.
"Hemos esperado a que el terrorista se cansase psicológica y físicamente", explicó el ministro de Interior. Así, aguardaron al "momento correcto" para la intervención, en torno a las 5.45 de la mañana (3.45 GMT), de un equipo compuesto por fuerzas antiterroristas de la policía y comandos de operaciones especiales del Ejército. De acuerdo con Sahin, la intervención -que fue televisada desde la orilla por varios canales- se produjo cuando una lancha de la Guardia Costera se acercó al barco para hacer entrega del agua y los alimentos exigidos por el secuestrador. "Nosotros nos hallábamos en el piso de abajo mientras que el secuestrador estaba arriba (en el puente de mando) con el capitán. Los comandos entraron adonde estábamos y nos pidieron máximo silencio", explicó a NTV uno de los secuestrados tras el desenlace de la operación que, según otro, duró unos diez minutos.
El delegado del gobierno en Estambul, Hüseyin Avni Mutlu, aseveró que se puso "extremo cuidado" en la operación y que el estado del personal -4 tripulantes y 2 marineros en prácticas- y los pasajeros -otras 18 personas- es "bueno". El ministro de Interior opinó que el secuestro fue una acción "propagandística" del PKK. "Lo lamento por el joven secuestrador, al que los terroristas seguramente engañaron para llevar a cabo este acto. Era un chico educado, con estudios universitarios. Pero no ha habido otro remedio que actuar como lo hemos hecho. Hemos tratado de que se entregase pero no ha querido", afirmó.
Sahin informó de que se han practicado "varias" detenciones, entre ellas las del compañero de piso que alquiló junto a Mensur Güzel un apartamento en la localidad de Izmit (provincia de Kocaeli) el pasado 1 de agosto. El PKK no ha reivindicado todavía la acción y según la agencia de noticias Firat, cercana al grupo armado kurdo, el secuestrador no portaba explosivos por lo que califica la muerte del joven de una "ejecución".