30 diciembre 2011

Turquía mata "por error" a 35 civiles kurdos en Irak

Andrés Mourenza
El Gobierno turco admitió ayer que los bombardeos de su Ejército en la frontera con Irak mataron a 35 civiles al haberlos confundido con militantes del grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Los hechos se produjeron el miércoles cuando aviones no tripulados detectaron a un grupo de personas en territorio iraquí que se dirigían hacia la provincia turca de Sirnak. «Entre las 21.37 y las 22.24 fueron objeto de un bombardeo con nuestros aviones», reconoció el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas.
Ayer, cuando comenzaron a llegar las noticias desde el sureste, estalló el escándalo: los muertos no eran «terroristas» del PKK, sino simples contrabandistas de tabaco, que además pertenecían casi todos a la misma familia.
De hecho, según explicó el portavoz del partido en el Gobierno, Hüseyin Çelik, entre los fallecidos se hallan varios miembros de la Guardia Rural (un cuerpo paramilitar formado por kurdos leales a Ankara) e incluso uno era hijo de un militar veterano, lo que certifica una vez más las incontables denuncias de asociaciones de derechos humanos de que las fuerzas de seguridad destacadas en la región kurda están involucradas en actividades ilegales.
El incidente echa por tierra la afirmación con la que el Ejército turco culmina todos sus comunicados sobre los bombardeos aéreos: «Como siempre, se ha puesto el máximo cuidado para no dañar objetivos civiles». Diversas organizaciones ya habían acusado al Ejército turco de matar al menos a media docena de civiles en el norte de Irak durante el verano, algo que la jerarquía cas- trense calificó entonces de «propaganda» a favor del PKK.
PROTESTAS / En numerosas ciudades se celebraron improvisadas manifestaciones de condena y muchos tenderos cerraron sus negocios en señal de protesta contra el Ejército. En Estambul, cientos de personas se concentraron en la céntrica plaza de Taksim exigiendo dimisiones aunque fueron dispersados por la policía con gases lacrimógenos y 30 manifestantes fueron detenidos.
«Volvemos a ser testigos nuevamente de cómo, de forma racista, se masacra a la humanidad», criticó Asiye Kolçak, dirigente del partido kurdo BDP. De ahí que tanto la formación en el Gobierno –el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP)– como el Ejército hayan anunciado que se abrirá una investigación.
Los últimos comunicados del PKK recibidos por este periodista alertan de un aumento significativo de las operaciones militares en las provincias kurdas y de al menos 19 bombardeos aéreos turcos en territorio iraquí sólo en el mes de noviembre.
Precisamente ayer se anunció la muerte de un soldado turco también en la provincia de Sirnak, dondes desde principios de semana han muerto 27 miembros del PKK en combate, según Ankara.

No hay comentarios: