28 octubre 2011

Aumentan a 570 los muertos en el terremoto de Van y los supervievientes se enfrentan, mal equipados, al frío y la nieve (EFE - Canal Sur)

En su último comunicado, la Agencia de Gestión de Desastres y Situaciones de Emergencia (AFAD) del gobierno turco explicó hoy que, el seísmo de 7,2 grados en la escala de Richter ha provocado además 2.555 heridos.
Hasta ahora, 187 personas han sido rescatadas con vida de los escombros de los edificios destruidos por el terremoto, el último de ellos Serhat Tokay, un adolescente de 13 años que logró sobrevivir 108 horas atrapado en Ercis. También está en buen estado la pequeña Azra, la bebé de poco más de dos semanas de vida que fue rescatada el martes, según explicaron hoy los doctores de un hospital de Ankara, adonde fue trasladada junto con su madre para su cuidado.
Mientras, los supervivientes se enfrentan al intenso frío que azota la provincia de Van. Los servicios meteorológicos estatales prevén que hasta el próximo lunes las temperaturas en la zona oscilen entre los –3ºC y los 9ºC, con constantes precipitaciones de nieve y lluvia. Algunos damnificados que han hablado con la prensa turca se quejan de que tiendas de campaña robadas en el asalto de varios camiones de ayuda son vendidas por 200 liras (80 euros) y que la tela para improvisar refugios era vendida hace unos días por 4 liras el metro, mientras que ahora su precio se ha triplicado. SEGUIR LEYENDO (EFE - CANAL SUR)

27 octubre 2011

Cinco días después del terremoto de Van, los muertos superan el medio millar

El terremoto del pasado domingo en la provincia turca de Van ha causado ya 534 muertos y 2.300 heridos, según una nueva actualización del Gobierno turco, mientras la tierra volvió a temblar, esta vez en la vecina región de Hakkari, donde se registró un seísmo de 5,4 grados de magnitud.

Este último terremoto, que no ha causado víctimas, se produjo a las 08.04 GMT, con epicentro en la localidad de Delikli, a escasos kilómetros de la frontera turco-iraquí. "No hay nadie herido. Simplemente ha habido algún que otro desmayo a causa del pánico", explicó el gobernador provincial de Hakkari, Muammer Türker, citado por la cadena NTV. SEGUIR LEYENDO (EFE - Ecuador En Vivo)

-------
RESCATADO 91 HORAS DESPUÉS DEL TERREMOTO: Un joven fue rescatado con vida en la ciudad de Ercis, tras pasar 91 horas bajo los escombros de un edificio de cinco plantas que se desplomó tras el terremoto de 7,2 grados de magnitud que asoló el este de Turquía el pasado domingo. Muhammet, un universitario de 19 años, presentaba heridas y fiebre, por lo que fue inmediatamente trasladado al hospital de Erzurum, a más de 300 kilómetros de Ercis. Según la Administración de Desastres y Situaciones de Emergencia (AFAD) del Gobierno turco, desde que se produjo el seísmo hasta las 6.00 GMT de este jueves, 185 personas han sido rescatadas con vida de entre las ruinas. SEGUIR LEYENDO (EFE - El Heraldo)
------
ALCALDES DE 34 ALDEAS TURCAS DIMITEN EN PROTESTA POR LA FALTA DE AYUDA
Al menos 34 alcaldes de aldeas de la provincia turca de Van han dimitido hasta ahora en protesta por la falta de ayuda a las víctimas del terremoto del pasado domingo, informa hoy la edición digital del diario "Vatan". A pesar de que desde el Gobierno turco se ha asegurado que las ayudas están llegando a todos los lugares y poblaciones afectadas, estos alcaldes aseguran que no es así y, ante la imposibilidad de asistir a sus vecinos, han presentado su dimisión. "La gente del pueblo se nos acerca pidiendo ayuda, pero no tenemos nada que ofrecerles", explicó uno de los dimitidos. SEGUIR LEYENDO (EFE - EL COMERCIO)

26 octubre 2011

Erdogan culpa a las malas construcciones de los muertos en el terremoto y promete derribar los edificios inseguros (EFE - Adn.es)

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, culpó hoy a la deficiencia de las construcciones del alto número de muertos en el terremoto del domingo en el este del país y prometió que derribará todos los edificios construidos sin licencia y que no estén preparados para seísmos.

"Pese a los terremotos sufridos antes, no se tomaron medidas. Viendo los escombros, se puede comprobar la mala calidad de los materiales. El cemento se ha convertido en arena. Los Ayuntamientos, los contratistas, los inspectores deberían darse cuenta ahora de que estas negligencias son comparables a cometer un crimen", criticó.

Por ello, el jefe del Gobierno prometió encargarse del problema y actuar contra estas negligencias, aunque sea una medida impopular que le cueste el gobierno. De acuerdo a Erdogan, el Ejecutivo ordenará derribar todos los "gecekondu", barrios de casas edificadas por los propios habitantes sin permiso y normalmente en terrenos de propiedad estatal y donde, según algunos estudios, habita más de la mitad de la población urbana de Turquía. "Si hace falta, utilizaremos dinero del presupuesto para expropiar estos edificios tipo "gecekondu" o construidos sin licencia. Sea cual sea el precio. Aunque nos quite votos. Si tenemos que elegir, preferimos perder el gobierno que seguir con este panorama", añadió.

También criticó duramente a quienes "tratan de hacer política sobre la desgracia", en referencia a las críticas de la oposición sobre su gestión de la crisis. Igualmente tuvo duras palabras y calificó de "racistas" algunos comentarios nacionalistas que han aparecido, especialmente en redes sociales, mostrando alegría por el terremoto y la muerte de los kurdos "amigos de los terroristas" del grupo armado PKK.

Al menos 461 personas han fallecido por el terremoto de 7,2 grados que sacudió el domingo la provincia de Van, al este de Turquía, la parte más pobre del país y donde habita buena parte de la minoría kurda.

--------

DESCOORDINACIÓN SAQUEOS Y MOTINES EN LA REGIÓN DEVASTADA POR EL TERREMOTO

La descoordinación en el reparto de ayudas y la falta de medios han provocado que grupos de víctimas del terremoto del domingo en Turquía hayan saqueado camiones con ayuda e incluso que se estén revendiendo las tiendas de campaña enviadas para alojar a quienes se han quedado sin hogar. "El problema principal es la falta de coordinación", comentó a Efe un periodista local que está siguiendo la situación en las ciudades de Van y Ercis, dos localidades gravemente afectadas por el seísmo de 7,2 grados de magnitud que ha causado la muerte de 461 personas, según el último balance provisional. SEGUIR LEYENDO (EFE - LOS TIEMPOS)

La historia de Azra: rescatado una bebé turca tras dos días bajo las ruinas del terremoto de Van (El Periódico)

Andrés Mourenza
Estambul
Es el bebé milagro. Una «luz para la esperanza» en medio de la tragedia del terremoto de la provincia de Van, que ya se ha cobrado la vida de 432 personas. Azra, una pequeña de poco más de dos semanas de vida, volvió a nacer ayer cuando fue rescatada sana y salva de entre las ruinas de un edificio de cinco plantas, bajo cuyos escombros pasó casi 48 horas.
Poca gente es consciente de las consecuencias que tienen las decisiones personales. Tampoco la pareja formada por Sinan y Semiha Karaduman se pararon a pensar en ello cuando su hija, Azra, nació el pasado 9 de octubre en Sivas (centro de Turquía) de forma prematura y, siguiendo el consejo del abuelo paterno, Ahmet Karaduman, que trabaja de pediatra en Ercis, se trasladaron a esa localidad para que este pudiese cuidar de su nieta. Pero Ercis fue a la población que peor parada salió del terremoto de 7,2 grados del domingo, con más de 80 edificios destruidos. La familia Karaduman al completo pasaba su día de asueto en casa, atentos a la pequeña que ese día cumplía 14 días de vida.
DETECTADO EL LLANTO / La tierra tembló y el edificio en que se hallaban los Karaduman se desplomó. «Yo salí despedido y me salvé –relató el doctor Ahmet Karaduman–, pero ellos quedaron dentro».
Sin mucha esperanza de recuperar con vida a los suyos, Ahmet se dedicó, a pesar del dolor, a lo que mejor sabe: atender a los cientos de niños y familias heridos. Sin embargo, los instrumentos electrónicos de los equipos de rescate detectaron ayer el llanto de la pequeña Azra y los miembros de Protección Civil lograron abrir un túnel. El bebé, su madre y su abuela estaban vivos gracias a la protección que les ofreció un sofá volcado. «Azra se ha salvado, mi nuera y mi mujer viven. Ahora rezo por que mi hijo Sinan también siga con vida», dijo Ahmet Karaduman.
Los trabajos para hallar al padre de Azra aún continuaban anoche impulsados por la esperanza que han dado el salvamento de la pequeña y también el de otro niño de 10 años, Serhat Gur, este en la ciudad de Van, que fue rescatado tras pasar 54 horas bajo los escombros. Del mismo modo sigue la búsqueda de los «cientos, quizás miles» de víctimas que la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja calcula que aún pueden quedar enterrados.
También se han escuchado críticas sobre el modo en que se está distribuyendo la ayuda, que ha provocado conflictos entre vecinos de los pueblos, especialmente en aquellos de montaña, a los que la ayuda tiene más dificultades para llegar. Incluso el viceprimer ministro Besir Atalay reconoció que hay «insuficiencias» en un discurso ante el Parlamento: «Habremos distribuido unas 25.000 tiendas de campaña, pero hay muchas más peticiones. La cuestión es que la gente no quiere volver a sus casas aunque estén en buen estado por miedo a las réplicas del seísmo». Ayer se produjeron nuevas –dos de ellas de más de cinco grados de magnitud– lo que incrementó el pánico.
Las ofertas de ayuda internacional han continuado –entre ellas la donación de un millón de dólares por parte del presidente del Kurdistán iraquí, Masud Barzani–, pero el Gobierno turco ha rechazado el desplazamiento de todos los equipos de expertos extranjeros y españoles, que regresaron ayer de Turquía. Hay quienes creen que más personas solo estorbarían las labores de búsqueda, pero el alcalde de Van, Bekir Kaya, aseguró que «el número de equipos es insuficiente».

25 octubre 2011

Carrera contra-reloj para rescatar a los supervivientes bajo las ruinas (El Periódico)

El Gobierno turco informó ayer de que al menos 279 personas han fallecido a causa del terremoto que el domingo golpeó con una magnitud de 7,2 la provincia de Van. Además, cerca de 1.500 personas han sido hospitalizadas heridas.
El problema es que aún queda un número desconocido de personas sepultadas entre los edificios desplomados y los equipos de rescate se ven atrapados entre la prudente lentitud que exige un trabajo de desescombro y la premura que imponen las condiciones meteorológicas, puesto que las previsiones indican que nevará en los próximos días, lo que dificulta las condiciones de supervivencia bajo los escombros.
«Hace mucho frío y no hay suficientes mantas, agua o alimentos para los supervivientes», explicó por teléfono Gülden Sönmez, que forma parte de un equipo de rescate en Ercis, la localidad más afectada por el seísmo. Allá 80 edificios se han derrumbado y «no ha quedado una sola casa sin daños», apunta Sönmez: «Temen entrar en su vivienda y van a pasar la noche a la intemperie. ¡Es urgente que se envíe más material!».
El viceprimer ministro, Besir Atalay, aseguró que la ayuda ha llegado ya incluso a las aldeas de montaña, lo que contrasta con las imágenes tomadas por un equipo de la cadena NTV en el pueblo de Güvençli, con 13 víctimas y la mitad de los edificios derrumbados. Allá la gente se preparaba para pasar la noche en una tienda improvisada con plásticos y telas. Con todo, hay historias para la esperanza. Una es la de la profesora Hanife Kaya, quien ya sobrevivió al derrumbamiento de su edificio en el terremoto de 1999 en Estambul y ayer fue rescatada de nuevo con vida tras pasar 24 horas enterrada bajo un edificio de Ercis.

24 octubre 2011

Un terremoto de 7,2 grados golpea el este de Turquía y podría haber causado más de 500 muertos (El Periódico)

Andrés Mourenza
ESTAMBUL
La tragedia volvió a cebarse ayer con el este de Turquía, la parte más pobre del país. A las 13.41 un fuerte terremoto de 7,2 en la escala de Richter golpeó la provincia de Van y se pudo sentir hasta en zonas del norte de Irak. Al hallarse el epicentro muy cerca de la superficie, los efectos fueron devastadores, pero debido a la dificultad de los equipos de rescate y las autoridades en llegar hasta las zonas afectadas, al cierre de esta edición se desconocía el alcance mortal del seísmo. Fuentes gubernamentales ofrecieron un primer cómpu- to provisional de 70 muertos, aunque los expertos pronosticaron entre 500 y 1.000.
En la ciudad de Van, capital de la provincia del mismo nombre y de 367.000 habitantes, una decena de edificios se derrumbaron –bajo los escombros aún hay desaparecidos– y las televisiones mostraron imágenes de vehículos aplastados por inmensos pedazos de hormigón. Las más de 20 réplicas de una intensidad superior a 3,5 aumentaron el pánico. La población trató de huir de la ciudad colapsando las carreteras y dificultando el trabajo de las ambulancias.
Ercis, otra población al norte de Van, con 74.000 habitantes, sufrió aún peores consecuencias pues una treintena de edificios –incluyendo una residencia de estudiantes– se vinieron abajo. El alcalde, Zülfikar Arapoglu, telefoneó a las televisiones turcas reclamando ayuda urgente: «Hay un gran número de heridos y muertos». Sin apenas ayuda, los vecinos del pueblo trataron de sacar de entre los escombros a quienes habían quedado atrapados con vida y, por la tarde, los heridos se amontonaban en el patio del hospital.
A 1. 700 METROS / El epicentro se situó entre las dos localidades anteriores pero esta abrupta zona, que supera los 1.700 metros de altitud, es de difícil acceso, por lo que se cree que las peores noticias llegarán, a partir de hoy, de los pueblos y aldeas de montaña. El problema se encuentra en la mala calidad del cemento que se utiliza en las construcciones más grandes y en que la mayoría de las casas de los pueblos son construcciones artesanales hechas por los mismos propietarios. Las primeras estimaciones hablan de 3.400 edificios muy dañados, 600 inutilizables y 70 totalmente destruidos. La falta de preparación de los edificios para estos desastres, como ya se vio en el terremoto de 1999 en las cercanías de Estambul que causó unos 20.000 muertos, es una constante crítica a las autoridades turcas.
Debido a la dificultad del terreno, a que el aeropuerto de Van sufrió el seísmo y fue cerrado parcialmente al tráfico aéreo y a que muchas carreteras han resultado dañadas, los equipos de salvamento tardaron horas en alcanzar el lugar –los equipos de televisión llegaron mucho antes– y, para cuando lo hicieron, el frío, y la oscuridad ya se abatían sobre el lugar, por lo que los trabajos de rescate se hubieron de iniciar con ayuda de generadores eléctricos y de las luces de los vehículos.
El Ejército –que está enfrascado en su lucha contra el PKK en la frontera con Irak– envió tres aviones de transporte y la Media Luna Roja toneladas de alimentos, mantas, tiendas de campaña y estufas e hizo un llamamiento a los empresarios de la zona para que envíen todas las máquinas de que dispongan y puedan servir para apartar escombros. EEUU, Alemania, Gran Bretaña, Es- paña e incluso Israel y Grecia también han ofrecido su ayuda a Turquía.

21 octubre 2011

Turquía inicia una ofensiva militar con 22 batallones contra las bases del PKK en Turquía y el norte de Irak (El Periódico)

Andrés Mourenza
Estambul
El Ejército turco penetró ayer en Irak en el marco de una operación militar de grandes dimensiones contra las bases del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), como represalia al atentado que el miércoles se cobró la vida de 24 soldados. Participan un total de 22 batallones, unos 10.000 soldados. Las tropas turcas entraron en territorio iraquí por cinco puntos diferentes precedidos por horas de bombardeos de las Fuerzas Aéreas. Según confirmó la agencia de noticias Firat, cercana al PKK, los cazas turcos arrojaron toneladas de bombas en la zona.
El objetivo principal son los campos logísticos de Zap –que supuestamente ya fueron dañados en la operación militar llevada a cabo en el 2008– ya que este área es considerada la base estratégica desde la que el PKK organiza los ataques a Turquía. Pero al contrario que en la anterior invasión, parece que los turcos no se centrarán esta vez en un solo campo y pretenden atacar también los de Metina, Hakurk y Avasin-Basya.
Al mismo tiempo, el Gobierno que dirige el conservador Recep Tayyip Erdogan ha lanzado una ofensiva diplomática para convencer a las autoridades iraquís de la necesidad de cooperar y, para ello, Nechirvan Barzani, vicepresidente del Partido Democrático del Kurdistán (PDK) –que domina la parte noroeste de la región autónoma del Kurdistán Iraquí– viajó ayer a Ankara. También lo hará en los próximos días el presidente kurdo-iraquí, Mashud Barzani, y el titular de Exteriores iraní.
UN ATAQUE A TRES BANDAS / El plan de Ankara es atrapar al PKK en un ataque triangulado por los turcos desde el norte, los peshmerga kurdos por el suroeste y los iranís por el este, pero el concurso de Teherán es dudoso ya que se ha molestado por el apoyo turco a las revueltas en territorio de su aliado sirio y al escudo antimisiles de la Alianza Atlántica.

20 octubre 2011

Un duro ataque del PKK pone a Turquía en pie de guerra (El Periódico)

Andrés Mourenza
Estambul
Fue un ataque perfectamente organizado. Pasaban 45 minutos de la medianoche cuando unos 200 militantes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) abrieron fuego en ocho puntos diferentes de la provincia de Hakkari, limítrofe con Irak. Los objetivos fueron cuarteles del Ejército y de la policía y puestos de vigilancia fronterizos. Los combates se prolongaron durante cuatro horas. En total, 24 militares turcos murieron y 18 resultaron heridos.
Es una zona en la que el PKK se mueve libremente gracias al apoyo de buena parte de la población –«por desgracia, no los ven como terroristas sino como guerrilleros», explica un policía de Hakkari a EL PERIÓDICO– y a la orografía, pues las abruptas cordilleras se internan en Irak hasta las montañas Kandil, donde está la base del grupo armado.
En cuanto se conoció la magnitud del atentado, el peor en casi dos décadas, el presidente turco, Abdulá Gül, prometió «venganza», una palabra que pocas veces se escucha de este político de ademanes moderados. Y la respuesta no se hizo esperar: los comandos de montaña turcos, con apoyo de helicópteros Cobra, persiguieron a los atacantes hasta cuatro kilómetros en territorio iraquí. Por otro lado, cazas turcos bombardearon los campos logísticos del PKK a lo largo de la frontera turco-iraquí. Según diversos medios, una veintena de rebeldes kurdos murieron en la operación militar turca.
«El enemigo debe saberlo: no cederemos un milímetro de esta tierra, regada con sangre de los mártires», advirtió el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, a la vez que se preguntaba: «¿Quién alimenta, quién apoya a la organización terrorista?». Aunque aún no hay pruebas que lo certifiquen, una fuente cercana a los servicios secretos explicó a este diario que trabajan con la hipótesis de que sea Israel quien suministre armas y apoyo logístico al PKK, sobre todo desde el enfriamiento de relaciones entre Ankara y Tel-Aviv. La tesis tiene sentido, ya que el PKK nunca ha hecho ascos al apoyo extranjero (Rusia, Siria e Irán) y, según diversas fuentes, Israel ha colaborado con el PJAK, organización hermana del PKK que actúa en Irán.
CRÍTICAS / Los nacionalistas kurdos del Partido de la Paz y la Democracia (BDP) exigieron tanto al Gobierno como al PKK que «detengan la guerra» e inicien un «proceso de paz dialogado», algo que fue muy criticado por Erdogan: «Quienes son incapaces de llamar terrorista [al PKK] no deberían hablar de paz».
La tensión es máxima en la frontera. La población permanece encerrada en casa y apenas se oye otra cosa que los helicópteros y los cazas que sobrevuelan constantemente la zona, explican por teléfono desde Hakkari. Se espera que en los próximos días o semanas Turquía lance una importante ofensiva militar terrestre en Irak con el objetivo de acabar con la presencia del PKK. La pasada semana, Erdogan ya había avisado a las autoridades iraquís que, o se encargan ellos del problema, o serán los turcos quienes limpien la zona de terroristas.

El PKK vuelve a recuperar su trayectoria más sangrienta (El Periódico)

En agosto de 1984 el PKK estrenó su sangriento historial atacando dos puestos militares. Turquía acababa de salir del periodo de la Junta Militar con una nueva Constitución –muy conservadora y, aunque reformada, aún en vigor– que negaba todo derecho a los entre 12 y 15 millones de kurdos que habitan en Turquía. Para la enferma mente del entonces presidente turco, el general Kenan Evren, los kurdos eran turcos que hablaban mal su lengua y la palabra kurdo no era sino una onomatopeya, el sonido que producían las botas al caminar sobre las níveas cumbres de la zona. El problema de esta teoría, entre otros, es que muchos kurdos no podían siquiera permitirse comprar botas, eran la porción más pobre y abandonada de Turquía. Les sobraban los motivos para luchar.
Aun así, el líder del PKK, Abdulá Öcalan, un hombre que nunca ha destacado por su valentía, esperó a hallarse resguardado en Siria para ordenar a sus seguidores declarar la guerra al Estado turco. Los 90 vieron los peores combates en esta contienda que ya se ha cobrado unas 45.000 vidas, con constantes violaciones de derechos humanos por parte del PKK y del Ejército, que recurrió a la guerra sucia y a la quema de pueblos.
Oportunidad perdida
Sin embargo, la captura de Öcalan en 1999 –quien, temiendo por su vida, ordenó a sus hombres retirarse a Irak– y el inicio de las reformas democratizadoras abrieron una ventana a la esperanza. En los últimos años han abierto medios de comunicación en kurdo, los nacionalistas kurdos han logrado su propio grupo parlamentario y se ha establecido un diálogo entre el Gobierno y la cúpula del PKK. En el 2009 se estuvo a punto de lograr un acuerdo de paz, pero la lentitud del Gobierno y el maximalismo de los nacionalistas de ambos bandos dieron al traste con la oportunidad.
Tras las elecciones de junio, el PKK –que vive fuertes tensiones internas entre el ala más radical y la dirección más moderada– ha incrementado sus ataques y ha recuperado la práctica de secuestrar a maestros y trabajadores.
Un centenar de miembros de las fuerzas de seguridad y una veintena de civiles han muerto en atentados de los últimos meses. El de ayer –tras un ataque el martes en el que fallecieron 5 policías y 4 civiles, incluyendo una niña de 2 años– fue el mayor en casi dos décadas y el quinto más letal del PKK; el cuarto si se tiene en cuenta que uno en 1993 –en el que 33 soldados fueron ejecutados sin piedad– fue cometido por el ala radical del PKK por encargo del llamado Estado Profundo turco, las oscuras instancias que dirigían la guerra sucia.

16 octubre 2011

Turquía aumenta impuestos indirectos y propone trabajar los sábados (EFE - La Vanguardia)

El Gobierno conservador de Turquía ha aprobado un considerable aumento de los impuestos indirectos y ha propuesto trabajar los sábados como medidas de ahorro a pesar de que la crisis financiera global apenas ha afectado al país euroasiático.

Esta semana, el Consejo de Ministros que preside Recep Tayyip Erdogan aprobó un aumento del Impuesto Especial de Consumo (ÖTV) -que se incluye en ciertos productos no considerados de primera necesidad- en los automóviles de gran cilindrada, los teléfonos móviles, el alcohol y el tabaco.

Según publicaron hoy los periódicos turcos, el ÖTV de los automóviles con motor de entre 1.600 y 2.000 centímetros cúbicos (cc) pasará del 60 al 80 % y el de aquellos que superen los 2.000 cc subirá del 84 al 130 %. La medida ha sido duramente criticada por fabricantes como Mercedes-Benz y Toyota."En los periodos de transición como el que vivimos actualmente no se deberían provocar aumentos de precios a base de subir los impuestos de un día para otro", se quejó el director de Mercedes-Benz en Turquía, Sükrü Bekdikhan, en declaraciones publicadas hoy por el diario 'Hürriyet'.

En el caso de los teléfonos móviles, el impuesto especial crece del 20 al 25 % y del 63 al 69 % en el tabaco; mientras que el precio mínimo del litro de alcohol aumentará entre 0,20 céntimos y 5 euros dependiendo de su graduación. Con estas medidas, el Gobierno turco pretende recaudar 5.500 millones de liras (unos 2.180 millones de euros) extra a final de año, para cerrar el déficit por cuenta corriente, explicó el ministro de Finanzas, Mehmet Simsek.

Por otro lado, el ministro de Energía, Taner Yildiz, ha anunciado que propondrá al Consejo de Ministros adelantar el horario de trabajo de los funcionarios y que el sábado pase a ser considerado día laborable. En declaraciones a los periodistas turcos durante su viaje de regreso de una visita a Bruselas, Yildiz dijo que adelantar el horario laboral a las 7.00 de la mañana (ahora se comienza entre 8.30 y 9.00 horas) ayudaría a la "integración" con la Unión Europea, pues en los países europeos más avanzados se trabaja de esta forma, y, al aprovechar mejor las horas de luz solar, "se ahorrarían 600 millones de liras anuales" (237 millones de euros). Sobre recuperar el sábado como laborable -algo que existía en Turquía en la década de 1970- el ministro recordó que los "pequeños comerciantes y artesanos ya trabajan ese día", por lo que no vio inconveniente en que los funcionarios también lo hagan. Ante las críticas que ha supuesto esta medida, Yildiz dijo hoy en Ankara que "se trata sólo de una propuesta abierta a discusión".

Las medidas de ahorro propuestas por el Gobierno contrastan con la reciente aprobación parlamentaria de una moción para que los diputados puedan adquirir billetes de avión y gasolina de forma gratuita.

Turquía cerró el ejercicio de 2010 con un crecimiento del PIB del 8,9 % y mantiene una previsión del 7,5 % para 2011, según anunció ayer el Gobierno, aunque las instituciones financieras internacionales rebajan ligeramente esta última cifra.

13 octubre 2011

Egemen Bagis responde al informe de progresos de la UE: "Turquía vive el periodo más libre y democrático de su historia" (EFE - ABC.es)

El ministro turco de Asuntos Europeos, Egemen Bagis, aseguró hoy que su país "vive el período más libre y democrático de su historia", en respuesta a las críticas de la Comisión Europea sobre la detención de periodistas en Turquía.

"No hay en Turquía una sola persona que se encuentre en prisión por labores relacionadas con el periodismo", afirmó el ministro en rueda de prensa en Estambul, y aseguró que los informadores detenidos se encuentran encarcelados por "involucrarse en actividades ilegales sin relación con el periodismo". Bagis reaccionó así al valorar el informe sobre los progresos de las negociaciones de adhesión entre Turquía y la Unión Europea (UE), que fue hecho público hoy por la Comisión Europea y en el que se expresa "preocupación" por el "elevado número de violaciones de la libertad de expresión" en el país euroasiático. "La libertad de los medios de comunicación ha sido restringida en la práctica. El encarcelamiento de periodistas y la confiscación de un manuscrito no publicado en relación con la investigación sobre (la supuesta red golpista) Ergenekon, ha avivado esta preocupación", señala el informe, que apunta que "un gran número de periodistas permanece detenido". De acuerdo a la plataforma 'Libertad para los Periodistas', 66 informadores turcos se encuentran actualmente en prisión.

Bagis aseguró que su gobierno se siente en general "contento" por el informe y los elogios que vierte sobre los progresos de Turquía, y que se "anota" las críticas. Aún así, afirmó que algunas de las críticas son fruto de la presión hecha a la Comisión Europea por "políticos de estrechas miras".

Se quejó especialmente de las críticas por el tema de Chipre, la isla dividida entre turcos y griegos desde 1974, y cuya parte grecochipriota (sur), la República de Chipre, no reconocida por Ankara, es miembro de la UE desde 2004. Para Bagis, ha sido la UE la que ha "fortalecido" a los grecochipriotas que se oponen a una solución para reunificarla. El ministro destacó la posición de su gobierno favorable a la unificación, pero dijo que Ankara seguirá apoyando a la parte turcochipriota para "no hacer pagar a los turcos (de Chipre) el precio de la falta de soluciones".

Por otro lado, resaltó que el parlamento turco ya está trabajando en la redacción de una Constitución civil, en sustitución de la actual, aprobada por los militares en 1982, tal y como exige la UE. Añadió que su país no dará pasos que lo alejen de la UE y reiteró que el objetivo de Turquía es ser miembro de pleno derecho, por lo que rechazó una vez más ofertas como la asociación privilegiada, que favorecen los gobiernos conservadores de Alemania y Francia. "Queremos ser miembros de la UE tanto como (los bebés) quieren la leche de su madre", afirmó.

06 octubre 2011

¡30.000! (Crónicas de la crisis griega - El Periódico)

Andrés Mourenza
Atenas
“Nuestras vidas, nuestras familias están en peligro. Tengo 52 años, llevo 30 trabajando y me van a despedir”, se queja Yanis, un funcionario del Ministerio de Economía griego, mientras camina junto a miles de funcionarios, trabajadores y estudiantes que secundaron la convocatoria de huelga de los principales sindicatos del país contra las nuevas medidas de austeridad que tramitará hoy en el parlamento el gobierno de Yorgos Papandreu.
Yanis es parte de los 30.000. No son tan heroicos como los 300 espartanos de Leónidas pero les espera un final igual de destructivos. Se trata del número de empleados públicos que –según anunció el gobierno el domingo- serán obligados a pasar a la reserva cobrando un 60 % de su salario y, si en un año no se les ha podido recolocar, irán a la calle. Además, se prevé que otros 120.000 funcionarios, de los 900.000 con que cuenta Grecia, sean despedidos hasta 2013.
Es la primera vez durante un siglo que un gobierno se atreve a despedir funcionarios en un país en que los grandes partidos ofrecían empleos públicos a cambio de votos. Eran puestos vitalicios, incluso en organismos de utilidad más que dudosa. Ahora, funcionarios que quizás no tengan culpa alguna pagarán los desmanes de las últimas décadas.
La huelga –que también protestaba por los recortes de pensiones y el nuevo impuestos sobre la vivienda- fue secundada hasta por un 90 % de trabajadores del sector público y privado, según los sindicatos. Los trenes y los vuelos quedaron paralizados y el transporte público en Atenas sólo funcionó lo suficiente para acercar a los manifestantes al centro.
“Hasta ahora sólo los trabajadores de las empresas privadas tenían malas condiciones laborales, pero los funcionarios también han empezado a sufrir”, explica Vangelis Kutumanos, informático de una empresa privatizada hace dos años y ahora poseída por la alemana Deutsche Telekom: “Las condiciones laborales empeoran día a día desde la privatización”. La rabia contra Alemania era patente en la manifestación, en la que se repartían panfletos paragonando a Angela Merkel con Adolf Hitler: “No dejaremos que nos roben nuevamente. Toda la Europa democrática se levantará contra la Alemania del Cuarto Reich. La Alemania de Merkel será castigada como aquella de Hitler. La democracia vencerá de nuevo”. (El próximo 28 de octubre se conmemora en Grecia el Día del No, en recuerdo a la oposición griega a la invasión italo-germana durante la Segunda Guerra Mundial).
Unas 20.000 personas convergieron desde la mañana en la céntrica plaza de Sintagma, frente al parlamento, para exigir la marcha del país de la Troika que ha diseñado el plan de austeridad. Hacia las dos de la tarde comenzaron los incidentes cuando un pequeño grupo de manifestantes quiso traspasar una valla que impedía la entrada al parlamento y lanzó piedras a la policía. Un hombre fue salvajemente golpeado por algunos manifestantes, alegando que era miembro de un partido neonazi, cosa que este negó. Inmediatamente los antidisturbios dispararon botes de humo que dispersaron a los miles de personas concentradas en Syntagma. Cada cual se tapaba la cara, la boca y los ojos con lo que podía para no inhalar el nocivo gas.
Entonces ya hacía tiempo que la columna de unos 5.000 manifestantes de sindicatos ligados al Partido Comunista (KKE) se había alejado de la plaza fuertemente protegidos por sus disciplinados militantes para evitar ser infiltrados por alborotadores y violentos, a quienes consideran esbirros de la policía. Esta organización y disciplina está comenzando a atraer a jóvenes hartos del caos que se arma tras cada manifestación.
Al final del día, doce personas habían sido detenidas y se produjeron varios heridos, dos de ellos policías que habían recibido pedradas de los manifestantes y otro, un fotógrafo agredido por los agentes. Aún así, los incidentes fueron menores en relación a las manifestaciones de años anteriores, muestra de que los organizadores están logrando contener a los más violentes. Además, tras las protestas, miembros de la organización se dedicaron a barrer los restos dejados por los manifestantes, en su mayoría botellas de agua y vasos de café frappé.
CONSULTA / Ayer, el ministro del Interior, Haris Kastanidis, prometió llevar a cabo un referendo sobre los presupuestos y la crisis económica, algo que anteriormente había rechazado Papandreu. Pero la respuesta podría no agradar al gobierno ya que parte de la izquierda comparte la opinión de los europeos más críticos con Grecia: “Hay que salir de la Eurozona y la UE porque sus políticas no benefician a los trabajadores”, opina Vangelis, afiliado al sindicato PAME, que está ligado al Partido Comunista. Otros, no ven ahí la solución, como Yanis: “No podemos volver al dracma, porque las deudas en euros del Estado y las de las familias resultarían imposibles de pagar”. “La solución está en la unión de la gente, no en los partidos políticos que sólo se dedican a manipular”, añade.