01 marzo 2006

Jarabe de su propia medicina: 'El valle de los lobos: Irak' (Kurtlar vadisi: Irak)

Tiros, sangre, nacionalismo y mucha acción. Una película al estilo Hollywood. Con una pequeña, pero sustancial diferencia: los malos son los americanos. Así es, a grandes rasgos, El valle de los lobos: Irak (Kurtlar Vadisi: Irak), el film más caro del cine turco -8,2 millones de euros- y que se está convirtiendo en un éxito de público.

Y de ahí provienen todas las críticas, el que el ejército norteamericano haya prohibido a sus soldados en Europa verla y el que algunos cines alemanes la hayan retirado de las pantallas. Es decir, que si los malos hubiesen rusos o árabes -como otras veces-, no hubiese habido polémica.

Desde Rusia con amor: un clasico de malos rusos

En cuanto a los detalles antisemitas a los que hace referencia el artículo de El País “El Rambo turco”, se trata de que el doctor que trafica con órganos de presos torturados es judío. Es decir, que si hubiese sido moldavo o serbio, nada hubiese ocurrido.

Pero, aparte de estos detalles políticamente incorrectos, el film –aunque sea un simple fim de acción sin más pretensiones que las comerciales- merece ser analizado un poco más atentamente.

Según explica la web de BBC Mundo “la película comienza con un hecho real: el arresto en julio de 2003 de fuerzas especiales turcas en Sulaymaniyah, en el norte de Irak. (enlace) Los 11 soldados turcos fueron escoltados por militares estadounidenses a punta de rifle, y con sus rostros tapados por capuchas. Según los críticos, a Washington le molestaba compartir el control militar con su aliado turco.

“Según la historia del film, uno de los 11 soldados arrestados en Sulaymaniyah queda tan humillado por el hecho que se suicida, no sin antes dejar un carta dirigida a un agente de inteligencia turco -el héroe de la película-. El agente turco viaja al norte iraquí para hallar al estadounidense responsable del arresto en Sulaymaniyah y aquí el film aprovecha para mostrar una serie de atrocidades cometidas por personajes estadounidenses en Irak. (...) El film también ilustra por primera vez las atrocidades cometidas en la cárcel de Abu Ghraib.”

El valle de los lobos: Irak, se basa en la serie homónima (sin el Irak) que se emite en la cadena turca Kanal D con gran éxito de audiencia, aunque el argumento de la película es independiente del de la serie televisiva. Se trata de una serial policíaco de acción que, aunque antes de cada capítulo avisa que es fruto de la ficción, usa como fondo las relaciones entre la mafia, el servicio de espionaje turco (MIT) y el ejército. Algo que no muchos países se permiten.

La serie también tiene un holgado presupuesto que le ha permitido contar con la participación especial de dos famosos actores de Hollywood: Sharon Stone y Andy Garcia.

Black Hawk derribado: malos somalies

Por eso decir que los turcos que van a verla en Turquía o Alemania lo hacen simplemente por puro sentimiento antiamericano, y por ende antioccidental –es lo que se estila en los comentarios-, resulta una simplificación que no tiene en cuenta la cantidad de adeptos con los que cuenta Kurtlar Vadisi en Turquía, y en Alemania a través del satélite.

No se trata de la venganza hacia las caricaturas de Mahoma como han pretendido algunos (en primer lugar la pelicula se rodó mucho antes de la crisis), sí que se podría decir que es una respuesta a la serie 24, que en su cuarta temporada incluye a terroristas turcos. Ahora bien, podrá ser una buena prueba de cómo encaja "ese dúo que llaman Occidente (Europa y EEUU)", por utilizar las palabras de Ignacio Ramonet, las críticas –legitimísimas por otra parte- que le hace la pelicula.

Tampoco se trata de un film político, sino que es una ficción, con su trasfondo bastante realista por supuesto. Lo que no se puede hacer -como hace el articulista de El Pais, que tacha de burdas las críticas a los americanos- es pretender que El valle de los lobos: Irak mantenga las pretensiones de ir a Cannes. No, se trata de una película comercial de acción, sólo que cambian las tornas. Otras veces los malos han sido rusos, serbios, árabes, iraníes, yemeníes o incluso vascos en la selva centroamericana (MacGyver en Euskadi). Por una vez que los malos –basados en hecho reales, además- sean los estadounidenses, no pasa nada.

Si quiere ver una gran obra cinematográfica, no vaya a El valle de los lobos: Irak. Si lo que está decidiendo es entre una película de acción made in Hollywood y la turca, elija esta última. Por cambiar, vaya.

Texto basado en los artículos de la BBC, de Guerra Eterna y, como no, de Pere Juliá, que ya había hablado de la película antes de que se convirtiera en polémica.

Website de la película

1 comentario:

rjcp dijo...

Jejejeje
La verdad es que todo esto es buscar polemica y algun tema del que hablar. Por que vamos ....
Y menos mal que nombras lo de la serie '24'. Curiosamente a nadie le escandalizo que los 'malos' de la serie fueran de origen turco y que se comunicaran con Ankara. Eso es de los mas normal!!
Eso si, cuando los 'malos' son los estadounidenses ...