13 diciembre 2009

La ilegalización del principal partido kurdo crispa a Turquía (El Periódico)

ANDRÉS MOURENZA
BARCELONA

«No ha sido una decisión legal, sino política», denunció ayer Ahmet Türk, el presidente del Partido de la Sociedad Democrática (PSD, nacionalista kurdo) ilegalizado el viernes por el Tribunal Constitucional por supuestos vínculos con el grupo armado kurdo PKK. En protesta, los 21 diputados del grupo parlamentario del PSD decicieron abandonar la Gran Asamblea Nacional y boicotear sus sesiones a partir de ahora.

La decisión judicial, que supone un duro golpe al incipiente proceso de resolución del conflicto kurdo, provocó duras protestas en las provincias de mayoría kurda y en los barrios kurdos de Estambul. «A quienes quieren la paz se les etiqueta de terroristas. En ninguno de nuestros discursos podéis encontrar una sola frase en que apoyemos las soluciones violentas», afirmó Turk en su última rueda de prensa, ya que se le ha inhabilitado para ejercer la política durante cinco años.

Sin embargo, el dirigente del PSD explicó que no permitirá que quede un «vacío político» y ya se busca la manera en que los políticos que no han sido condenados por el Constitucional se reorganicen en una nueva formación.

LA ALTERNATIVA /Previsiblemente se tratará del Partido de la Paz y la Democracia, fundado el pasado año por activistas cercanos a los nacionalistas kurdos para tenerlo listo en el caso de que –como ha sucedido–, la justicia decretase el cierre del PSD.

La oposición turca, mayoritariamente nacionalista, aplaudió la decisión judicial y el presidente turco, Abdulá Gul, pidió «respeto» al fallo. Sin embargo, la presidencia de la Unión Europea expresó su preocupación y recordó que la disolución de partidos políticos es «una medida excepcional que debería ser empleada con la mayor moderación». Además, instó al Gobierno a modificar la Constitución para que su legislación sobre partidos políticos se adapte a las disposiciones europeas.

El presidente del Parlamento turco, Mehmet Ali Sahin, reconoció la necesidad de una reforma constitucional, una promesa que el Partido de la Justicia y el Desarrollo, que se enfrentó a un proceso de ilegalización el pasado año, ha mantenido desde su reelección en el 2007, aunque aún no se ha atrevido a llevar a cabo.

3 comentarios:

mesenllà dijo...

Supongo que todo esto no ayudará a que la paz se mantenga en Turquia. Tampoco creo que favorezca el desarrollo de las zonas kurdas y mucho menos la entrada de turquia en la Unión Europea.

Espero se solucione lo antes posible y el rumbo vuelva a enderezarse.

NdT dijo...

Eso esperamos todos.

Un saludo,

Özgür Duygu Durgun dijo...

No necesitamos politicos que promocionan la guerra en vez de paz. Nadie en el parlamento hizo bastante lo que tuve que hacer para el proceso de paz...Total disullision!