31 enero 2011

Botellones protesta contra las nuevas restricciones al alcohol del gobierno de Erdogan (EFE - ADN)

Decenas de "botellones" tuvieron lugar hoy (sábado noche) en Turquía en protesta por las nuevas regulaciones sobre el alcohol que ha impuesto el Gobierno turco, en lo que muchos analistas ven como un intento de imponer principios islámicos en el país. Bajo el lema "Bebamos a la salud del AKP", en referencia al partido islamista moderado del primer ministro Recep Tayyip Erdogan, unas 500 personas marcharon, lata de cerveza o botella de vino en mano, por la avenida Istiklal en una de las tres manifestaciones convocadas en Estambul a través de varias redes sociales.
"Tengo 22 años. Trabajo y me gano la vida, pero por culpa de las nuevas restricciones no voy a poder beber hasta los 24 años", se quejó Doruk en declaraciones a Efe. El joven se refería a la normativa que entró en vigor este mes y que, de forma muy ambigua, impide la venta de alcohol en locales donde acudan menores de 24 años, lo que en la práctica supone incrementar la edad mínima de consumo, actualmente de 18 años.
El nuevo decreto dificulta la venta de alcohol en presentaciones de salas de cine, exhibiciones y actos similares, además de prohibir la venta de alcohol en restaurantes cercanos a las autopistas. Recientemente se prohibió también que marcas alcohólicas patrocinasen clubes deportivos, por lo que el famoso equipo de baloncesto Efes Pilsen, que llevaba el nombre de una popular marca de cerveza, está buscando un nuevo patrocinador.
Aunque la Institución de Regulación de los Mercados de Alcohol y Tabaco asegura que lo único que pretende es evitar los efectos nocivos del alcohol entre la juventud, muchos comentaristas turcos han denunciado lo que consideran un nuevo intento de Erdogan de imponer ideas islámicas en la laica república de Turquía.
Yalçin Dogan, columnista del diario Milliyet, ha alertado de que no le preocupa el alcohol, pero sí el hecho de que se prohíba por razones ideológicas ya que ello supone "imponer una ideología al estilo de vida de una sociedad". Incluso algunos diarios habitualmente progubernamentales han criticado la regulación sobre el alcohol y el principal columnista del diario Star, Mehmet Altan, criticó que "la ola de conservadurismo (del gobierno) se esté convirtiendo en un peligro para la democracia".
"Este gobierno conservador quiere reducir el consumo de alcohol por sus ideas. De hecho, en los últimos años han incrementado mucho el impuesto sobre el alcohol", denunció Emrah, también presente en el "botellón" de Estambul. A pesar de ello, el consumo de alcohol en Turquía se ha incrementado notablemente en los últimos cinco años, ha excepción de 2010, en que descendió muy ligeramente.
"Los jóvenes de 18 años pueden comprar una pistola, pero no una cerveza", explicó Özlem, una turca que lamenta que las nuevas directrices del Gobierno hayan reducido la edad mínima de compra de armas, pero hayan incrementado la necesaria para el alcohol. Por eso, uno de los eslóganes más coreados durante el botellón-protesta fue "Las armas matan, el alcohol hace reír".

4 comentarios:

Bitxigilea dijo...

Hola:

Este tema del alcohol y otros similares, ¿no contradicen la etiqueta de 'islamista moderado' que se atribuye al Presidente y a su partido?

Muchas gracias.

Xabier Gaztelumendi

NdT dijo...

Hola Xabier,

Yo creo que no. Precisamente porque son moderados, se sirven de procedimientos legales y democráticos para tratar de influir en la vida social de Turquía en la dirección conservadora que marcan sus ideas. No lo hacen a través del castigo y la violencia como lo harían los islamistas radicales. Pero sí, es algo que a mí, como habitante de este país, me fastidia. Pero los únicos que pueden cambiarlo son los propios turcos a través de las urnas. Lástima que la oposición vaya siempre a caballo de lo que hace el AKP de Erdogan y no presente programas políticos serios y completos.

Bitxigilea dijo...

Hola:

Gracias por la respuesta.

Está claro que tu estás mucho mejor informado de la situación de Turquía, que yo.

Agur !!!

Xabier

Ana - alcoholicos anonimos dijo...

Vaya, el alcohol se esta convirtiendo en un arma de protesta cada vez mas potente, pero cabe no olvidarse de su doble filo...

Saludos.