01 mayo 2006

1 Mayis, Isçi Bayrami – 1 de Mayo, Día de los Trabajadores

Viñeta del diario Evrensel que muestra a un obre aplastando la reforma de la Seguridad Social, las privatizaciones, un policía, al primer ministro (sin bigote) y a un funcionario del FMI

Ciertos, por llamarlos así, pensadores liberales afirman que hemos llegado a un punto de la historia en el que no tiene sentido hablar más de clase trabajadora. Y por tanto el 1 de Mayo, Día de los Trabajadores, tampoco tiene sentido. Las cosas han cambiado, dicen, desde que algunos filósofos del siglo XIX analizasen las condiciones del capitalismo y sus desigualdades.

Sin embargo, dos siglos después de esos “anticuados análisis”, de los 6.000 millones de personas que habitan el planeta, 5.500 viven con dificultades económicas. A pesar de que la producción total de alimentos básicos equivale al 110 por ciento de las necesidades del planeta, 30 millones de personas siguen muriendo de hambre cada año y más de 800 millones de personas sufren malnutrición. “Las sociedades han evolucionado”, sentencian dichos analistas liberales, es verdad: mientras en 1960, el 20 por ciento de personas más ricas del planeta acumulaban una renta 30 veces superior a la del 20 por ciento de los más pobres del planeta, esa diferencia es ahora 82 veces superior. Las cosas han cambiado: las diferencias entre los más ricos y los más pobres han aumentado enormemente en la última mitad de siglo[1].

Es cierto que las sociedades actuales no son las mismas que las del capitalismo del siglo XIX, ya no se puede hablar de clases trabajadoras nacionales. Hoy existe una clase trabajadora global. No es de recibo analizar la sociedad teniendo en cuenta su composición en cada país cuando la economía nacional depende en gran medida de la producción en otros países. En cifras globales, la mayoría de la población sigue trabajando en la industria o como bracera en la agricultura. Por no hablar del nuevo proletariado del sector servicios en las sociedades capitalistas más desarrolladas: el precariado. En pleno siglo XXI, las causas por las que se comenzó a celebrar el Día de los Trabajadores siguen más vivas que nunca. ¡Viva el 1º de Mayo!

* * *

Imagen de la celebración de Kartal, con pancartas en las que se lee “[Nuestra universidad] No la vendemos!” y “Contra el Imperialismo: Frente Patriótico”

En Turquía las celebraciones del 1 de Mayo han estado precedidas por una polémica reforma del régimen de Seguridad Social (SSK) que pretende reducir su déficit a instancias del Fondo Monetario Internacional, del que Turquía es uno de los principales deudores tras la crisis económica de 2001. El principal problema laboral de Turquía es, sin duda, la precariedad. De cada 100 transacciones monetarias –sueldos incluidos- sólo 40 pagan impuestos. Y el sistema de Seguridad Social, al que están asegurados el 90 por ciento de la población, se basa en las cotizaciones de 12,8 millones de trabajadores de los aproximadamente 45 con que cuenta Turquía[2]. Muchas familias turcas necesitan de la economía informal para sobrevivir y, así, se dedican a la venta ambulante de toda índole de mercancías.

Para el 1 de Mayo, día no festivo en Turquía, las manifestaciones se han convocado principalmente en Estambul aunque también las ha habido en Ankara, Izmir, Diyarbakir o Adana, entre otras.

En la metrópolis turca las autoridades han promovido diversos lugares descentralizados para la celebración del Día de los Trabajadores, al contrario de otros años en los que la manifestación ha sido unitaria. Hasta cuatro lugares han sido los escenarios de las reclamaciones de los trabajadores: Kadiköy, Taksim, Kartal y Sisli.

Aunque los principales partidos del centro-izquierda han desplegado pancartas con diversos eslóganes (Partido Republicano Popular –CHP- “Viva el 1 de Mayo”; Partido de la Socialdemocracia Popular –SHP- “Viva el Día de los Trabajadores”), las movilizaciones han corrido ha cargo de los sindicatos y de los partidos de izquierdas de pequeña o mediana envergadura.

El Partido de la Libertad y la DemocraciaDP) -una formación con gran seguimiento en el sector de la educación y aliado con el Partido de la Izquierda Europea en el que también participan Izquierda Unida y otros partidos de la izquierda europea- convocó a la gente a la manifestación de Kadiköy bajo los lemas “Nos dicen que es el paraíso, pero hacen que parezca el infierno, ¿te preguntas por qué?” y “Por una vida limpia y no-nuclear”, en referencia al programa del Gobierno turco de construir centrales nucleares para abastecer de energía al país.

Por su parte, el Partido de los Trabajadores (Isçi Partisi, izquierdista y nacionalista) ha convocado a sus seguidores tanto a la manifestación de Sisli como a la de Kadiköy, la más numerosa. Su lema ha sido “Por el trabajo, por el pan, por la patria”.

El Partido del Trabajo (Emek Partisi) también ha asistido a la manifestación de Kadiköy bajo el lema “Por la paz y la hermandad”.

Los sindicatos principales (Türk-Is, KESK, DISK, entre otros), además del Bloque Anarquista, también han participado en la manifestación de Kadiköy. Türk-Is ha pedido al Gobierno que el 1 de Mayo sea declarado festividad nacional.

Una representante de las trabajadoras interviene en un mítin para demandar la igualdad real entre hombres y mujeres

En cambio, el Partido Comunista de Turquía (TKP) ha organizado la manifestación de Kartal bajo el lema “Por el trabajo, por el futuro y por nuestro país: álzate en pie”.

La manifestación de Taksim, a pesar de no estar autorizada, la siguieron partidos en su mayoría relacionados con las reivindicaciones kurdas. Todas las concentraciones han sido vigiladas por un gran dispositivo policial que, sólo en Kadiköy, ha desplegado 5.400 policías.

A la celebración de Kartal, un barrio obrero habitado sobre todo por emigrantes anatolios, han asistido el Partido Comunista, el Frente Patriótico y las federaciones del metal, textil, educación y sanidad de algunos sindicatos izquierdistas. Los manifestantes, además de Estambul, han llegado de Sivas, Ankara, Diyarbakir y otras ciudades del interior de Turquía. Se ha tratado de la manifestación más organizada y sin incidentes (en el resto se han producido ciertos roces con la policía como la dispersión de un grupo de 20 personas que celebraban una manifestación paralela en Kadiköy).

En dicho barrio se han concentrado unas 3.000 personas entre trabajadoras y obreros, amas de casa y estudiantes de universidad y bachillerato. Por el escenario han desfilado representantes de los trabajadores y del TKP demandando la paralización de la reforma de la Seguridad Social, la igualdad entre hombres y mujeres, la unión de los pueblos turco y kurdo, la no participación en la posible invasión de Irán y el fin de las privatizaciones en Turquía, con especial énfasis en la lucha contra la privatización de los comedores universitarios de la Universidad de Estambul, que recientemente ha decidido su rector. También ha habido proclamas en contra del imperialismo norteamericano y a favor de la solidaridad con el pueblo iraquí.

Un vendedor de "simit" levanta el puño en una de las manifestaciones de Estambul. [Fotos de las manifestaciones: A. Mourenza y ntvmsnbc.com]


[1] Datos extraídos del libro Guerras del siglo XXI”, de Ignacio Ramonet (2002)

[2] Aksam, 1 de noviembre de 2005.

5 comentarios:

NdT dijo...

ATENCION: faltan las fotos pero no se que le pasa a blogspot ahora que no las publica

NdT dijo...

ya podeis ver las fotos, que lo disfruteis

rjcp dijo...

Hola Andres.
Es curioso, pero la frase esa de "hemos llegado a un punto de la historia en el que no tiene sentido hablar más de clase trabajadora" me recuerda siempre a esa otra de "no tiene sentido actualmente la distinción entre izquierda y derecha". Lo más curioso es que esas frases SIEMPRE las pronuncia una persona de derechas. Curiosidades de la vida .....

Y ... ¡Viva el 1º de Mayo!

Peré Juliá dijo...

Pedazo de artículo, en tu linea de reportajes, la verdad es que contigo Andrés el que no aprende o se informa es porque no quiere,lo de la privatización de los comedores universitarios ni lo sabía(entre otras cosas ;)), un saludo cordial ;)

Peré Juliá dijo...

Hola de nuevo Andrés, bueno, ahora sí que me he enterado de algo acerca de la privatización de los comedores universitarios en la İstanbul Üniversitesi (İÜ), y la verdad es que de manera algo desafortunada, parece que en algunas manifestaciones hubieron cargas policiales «excesivas», supongo que tú sabras algo más ;), un saludo, te dejo el enlace con Milliyet:

http://www.milliyet.com.tr/2006/05/04/
guncel/gun08.html