14 julio 2009

Medvédev indigna a Georgia con su visita a Osetia del Sur (El Periódico)

ANDRÉS MOURENZA
TIFLIS / ESTAMBUL
El presidente ruso, Dmitri Medvédev, viajó ayer a Tsjinvali para manifestar su apoyo a las autoridades de Osetia del Sur, cuya independencia de Georgia solo han reconocido Rusia y Nicaragua. El gesto de Moscú fue tachado de «provocación» por Tiflis. Rusia quiere controlar todos los territorios de la antigua URSS a base de «dividirnos», acusó el presidente georgiano, Mijeil Saakashvili, desde Ankara, donde asistió a la firma del proyecto Nabucco, un gasoducto que pretende reducir la dependencia europea del gas ruso.
El Gobierno proestadounidense de Georgia sigue sintiéndose amenazado por las ansias «imperiales» de Rusia casi un año después de la guerra que enfrentó a ambos países y que culminó con la independencia de facto de las regiones secesionistas de Abjasia y Osetia del Sur.
En la calle, los georgianos de a pie se preguntan si serán ciertos los rumores que periódicamente aseguran que Moscú atacará Georgia. «Lo único predecible de Rusia es su impredecibilidad», afirmó a este diario el diputado oficialista Akika Minashvili, presidente de la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento georgiano.
Como ejemplo de la supuesta agresividad de Rusia, citó informes de los servicios de inteligencia georgianos que acusan a las fuerzas de pacificación rusas en las regiones secesionistas de Georgia de incrementar la militarización de Osetia del Sur y de estar construyendo una base naval y otra aérea en Abjasia. También, de haber convocado en la zona norte del Cáucaso maniobras militares de mayor envergadura que las que precedieron al conflicto del pasado agosto.
El problema reside en que las misiones de observadores de la OSCE y de la ONU abandonaron Georgia a finales de junio debido al veto ruso para su prolongación, lo que deja a los observadores de la Misión de Supervisión de la Unión Europea (EUMM) como única garante de los acuerdos de paz entre georgianos, abjasios, osetios y rusos.
«Nuestro problema es que no podemos acceder a Abjasia y Osetia del Sur porque nos piden una autorización como estado y eso para nosotros supondría reconocer su independencia», explicaron fuentes de la EUMM, en la que España participa con 10 guardias civiles. Por esta razón la misión europea no puede comprobar qué hay de cierto en las afirmaciones sobre el rearme ruso, aunque dice mantener una «muy buena relación de trabajo» con los oficiales rusos.
INCIDENTES / La EUMM ha detectado dos incidentes graves en las últimas semanas. El primero, el pasado 21 de junio, fue un ataque con explosivos cerca de la frontera abjasia a un convoy de los observadores en el que murió un conductor de ambulancia georgiano. El segundo, ocurrido la misma semana en la zona donde patrulla el contingente español, fue la voladura de un puente que comunicaba Georgia y Rusia. Ambos incidentes están bajo investigación.

Moscú, por su parte, también acusa a los georgianos de haberse rearmado. El jefe del Estado Mayor del ejército ruso, Nikolai Makarov, afirmó recientemente que los militares georgianos han «recuperado la capacidad militar» previa a la guerra del pasado año y calificó al gobierno de Saakashvili de «línea roja» de la política exterior rusa. Sin embargo, la EUMM, encargada también de supervisar los movimientos militares georgianos, mantiene que Tiflis se está ciñendo a lo acordado por las partes.

CRÍTICAS INTERNAS/ En Georgia crecen las voces críticas que, aún manteniendo su distancia con Rusia, creen que el “aventurerismo” de Saakashvili fue el detonante de la guerra y le culpan de la pérdida del control sobre Abjasia y Osetia del Norte. “Saakashvili es como un torero con una capa roja que intenta lidiar con dos toros a la vez: Estados Unidos y Rusia”, declaró el ex ministro para las Resolución de Conflictos, Giorgi Jaindrava. Jaindrava abandonó su puesto por desavenencias con la política oficial para pasarse a la oposición, que desde hace tres meses reclama en las calles la dimisión de Saakashvili.

__________________________________________________________

Foto: Dos guardias civiles españoles de la EUMM patrullan cerca de la frontera con Osetia del Sur (Álvaro Deprit)

__________________________________________________________

Y para aquellos que estén interesados en el Cáucaso... el libro Transcaucasia Exprés sigue estando disponible para su descarga gratuita en la colección Libros Libres de Rebelión.org. DESCARGAR

3 comentarios:

mariola dijo...

E disto qué se sabe: http://www.facebook.com/ext/share.php?sid=129112609198&h=GoPF3&u=l4Jl8&ref=nf., foi a ela "por ser vós quén sós" ou e xeralizado contra os informadores da zona??

NdT dijo...

Hola Mariola,

El Cáucaso norte es aún un espacio virgen para mí. Es cierto que la situación es mucho más complicada que en el sur, porque aún no está del todo pacificada y los grupos étnicos-repúblicas autónomas son más numerosos que en el Cáucaso meridional. Por lo que yo sé, la mayor parte de periodistas que informan sobre el Cáucaso norte son los que están basados en Moscú y suelen viajar siempre en pool (grupo) y con el visto bueno del gobierno ruso.
Obviamente el asesinato de Estemirova parece tener motivaciones políticas, ya que era muy crítica con el presidente checheno (oficialista) Kadirov.
El periodismo para los informadores extranjeros en el sur del Cáucaso es menos peligroso que en el norte, aunque los periodistas locales sí que tienen muchos problemas.
aún así esto no nos libró a Álvaro Deprit y a mí de que la policía georgiana intentase detenernos en un reciente viaje por la zona.

Astallon dijo...

Bueno, yo sigo pensando que la nueva Rusia capitalista es sin duda la segunda potencia imperialista del mundo en la actualidad. Sólo falta que se acaben de arreglar los desmanes provocados entre 1991 y 1999.

Putin, Medvédev ... la bicefália perfecta. Basan su política en una especie de "doctrina Breznev" adaptada a los tiempos modernos, en un intento de reconstruir un espacio de seguridad a base de los territorios de la antigua URSS (en vez de Europa del Este .... salvo con Bielorusia y ¿Ucrania?). El cáucaso es también por eso, su principal zona de conflicto actual (una vez "pacificado el centro asiático") para evitar la envoltura occidental que ahogaría a la "madre patria".

A todo esto, la actitud claudicante, nefasta y ciertamente bomitiba del gobierno-régimen Georgiano, me hace sentir simpatías hacia Rusia (en este caso únicamente!) que en otro contexto no tendría ... y es que Georgia... es demasiada Georgia.

La verdad, es que viendo como están en la actualidad, ya podría haberse mantenido la unidad territorial de la URSS y no el puzzle este que tenemos en la actualidad, que no es más que desestabilización y una vuelta al "Great Game" en el que, y como no, los que realmente lo sufren son la población civil. Mientras gobiernos títeres, corruptos y traicioneros surgen como setas.

P.D: RIP a Estemirova.